no comments

Regar las plantas

Hablar de la importancia del agua en las plantas puede considerarse que está de más por lo archiconocido. Pero, justamente por eso, vamos a hacer algunos comentarios al respecto.
Por un lado, el agua es el compuesto más importante por la cantidad en la que está presente en todos los órganos de las plantas. Es mucho más abundante cuanto más tiernos y jóvenes sean los órganos o tejidos de que se trate. Pero de todas maneras en su conjunto una planta herbácea puede contener más de un 80% de agua y una leñosa entre un 60% y 70%.
El agua es el medio de transporte de nutrientes desde la raíz hasta todo el resto de la planta, constituye la fuerza motriz de su crecimiento, y es el medio en el cual ocurren prácticamente todas las reacciones químicas de su metabolismo. Es uno de los compuestos que interviene en el proceso de la fotosíntesis, cuantitativamente en un porcentaje muy pequeño pero de importancia vital.
Junto con el agua se distribuyen por toda la planta todos los compuestos orgánicos que se elaboran fundamentalmente en las hojas y otras partes verdes de las plantas a partir de la glucosa, producto primario de la fotosíntesis. Esta solución constituye la savia elaborada.
La planta toma el agua del suelo por medio de sus raíces. Para que esto ocurra el agua debe estar en el suelo en condiciones que le permitan moverse libremente, chocar así con la parte exterior de las zonas próximas a las puntas de las raíces (zona de absorción o de los pelos radicales) y penetrar a su interior.
Para que el agua tenga capacidad de moverse y así ingrese a la planta, el suelo o el sustrato donde ésta crece debe reunir ciertas condiciones:

No debe tener demasiada arcilla, no debe existir exceso de minerales.Tiene que haber abundante cantidad de agua aunque no en exceso, pues de ser así las raíces carecerían de aire y no podrían respirar, hecho que afecta el ingreso de agua a ellas.
De todo esto se deduce la importancia del tipo de sustrato, del riego y de la fertilización. Estas dos últimas prácticas son comunes en los parques y jardines. Es entonces muy importante conocer en qué medida regar y fertilizar. En este sentido los problemas no aparecen siempre por defecto, sino que en muchos casos ocurre justamente lo contrario, y es común la aparición de problemas por excesos de riego o fertilización.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies