no comments

Clematis

La clematis o clemátides se encuentran frecuentemente en la campiña inglesa, lugar de donde proviene y por eso se la conoce como la flor del viajero. También es asidua de toda la región mediterránea donde la podemos ver en setos u adosada en tapias y muros. Es utilizada como remedio floral, es aconsejada para personas decaídas o despistadas.
Constituye la especie de hierba trepadora, puede llegar a alcanzar hasta 5 m. de altura, pero siempre teniendo otros árboles de donde sujetarse ya que no posee tronco. Sus flores olorosas y blancas son su mayor atractivo. Su fragancia recuerda ligeramente al aroma del jazmín.
Su floración se produce en primavera y verano, y existe en variedades; la clemátide Julia, Viticella, Perla azul, Duquesa de Albania o Bill mackenzie. Esta flor posee una belleza delicada y generalmente se cree que es muy difícil de cultivar por lo que no es común verla en jardines típicos de casa.

En un principio lo que debemos tener en cuenta es donde plantarla, debemos considerar que para poder trepar debe poseer un apoyo. Si no contamos con uno debemos construirlo y enlazar las flores a él.
También se pude plantar en una maceta, cerciorándonos que ésta sea de un tamaño adecuado y cuente con un sostén para que la planta pueda escalar.
Luego de considerado esto debemos elegir un lugar húmedo donde ubicarla pero cuidando que sus flores reciban sol. Lo ideal es que reciban el sol por la mañana y que de tarde estén a la sombra.

El riego es fundamental en su cuidado, éste debe ser moderado y frecuente. Pero debemos cuidar no excederse ya que demasiada agua mataría a la planta.

Debemos abonar la tierra donde ésta se encuentra por lo que lo mejor es combinar abono mineral (fertilizantes químicos, generalmente nitrato o potasio) con abono natural: (abono orgánico, más caro pero mejor para el suelo)

También es necesario realizar la poda de la planta, pero el tipo de poda varía según las distintas especies.

– La denominada como limpieza que consiste en solo quitar las ramas secas y las que no queremos que estén ahí, se practica generalmente en la clematis montana.
– Las híbridas de formación temprana requieren de otros cuidados. Además de la limpieza básica debemos considerar otros aspectos distintos: si al comprar la flor ésta viene con una sola rama, la podaremos a 30 cm. de altura sobre el nivel de la tierra. Luego de un año, lo haremos a 1 m. de altura, dejando siempre yemas, porque de ahí germinarán las flores en primavera. A medida que pase el tiempo, las cortaremos a mayor altura, con el fin de obtener cada vez más flores.
Por último, a las que no florecen hasta octubre o noviembre, si no se entregan podadas lo hacemos nosotros, a unos 30 cm.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies